Organización

El Festival es posible gracias al trabajo desinteresado de muchas personas que forman un gran equipo unido con un propósito constante, sabiendo permanecer detrás, sin ser los primeros y donde nada se queda sin hacer.
  Trabajamos por el bien del Festival, desprendiéndonos y renunciando muchas veces a nuestros pensamientos, orgullo, intereses personales y demás, evitando los extremos, en favor de lo global, ya que otros vendran detrás de nosotros y esperamos mantengan esta esencia, ya que un Festival se puede hacer de muchas formas diferentes. De hecho cada vez mas gente y grupos acuden hacia el Festival, y este quiere abarcarlos a todos, sin entrar en conflicto con ninguno, y estando a su servicio total en todo lo posible, ya sea en infraestructuras o necesidades, enraigando bien esta filosofía de trabajo.
 Hay que prestar atención a los pequeños comienzos, intentando resolver la raíz de los problemas antes de que engorden como una bola de nieve y se pierda la paz y el orden, no pensar que todo es fácil, y tener paciencia hasta el final, para no echar nada a perder justo al borde de su culminación, buscando la simplicidad.
 El motor es la Ilusión, mucho mas fuerte que el motor del dinero, que es con el que funciona todo el mundo este paralelo que nos hemos montado los humanos. Depende de la ilusión individual de los que en el participan, y el Festival es la suma de todas ellas, siendo un Festival positivo, pacífico, armónico y creativo.
El Festival no se define, no se limita ni se desvía, se mantiene en su estado impreciso, beneficia a todas las personas. Es hecho por la gente del pueblo y es el pueblo en su totalidad el que se beneficia. No hace falta ir a lugares lejanos, pudiendo hacerlo nosotros. En el caso por ejemplo, de actividades locales que actuan ,es bueno  para los profesores y directores mostrar el trabajo que están haciendo, dándole publicidad, y que puede animar a más gente a apuntarse. Es bueno para los alumnos ya que pueden desarrollar y mostrar el trabajo realizado. Es bueno para el público que puede disfrutar de ello. Y es bueno para el Festival, ya que es una actividad gratuita y que puede repercutir en dinero en las barras con el que pagar todos los gastos que esto conlleva.
 En el caso de compañias venidas de fuera, se comprende perfectamente y se agradece su presencia y su apoyo al Festival ya que no es un fin económico el que les mueve, ya que dejan de ganar dinero por otro lado, y sí el sentimiento con el cual se hace todo este trabajo. Solamente esperamos que pasen a formar parte integrante del festival haciendo familia con todos nosotros, gozando de todos los momentos del Festival, aparte del momento de su actuación.
 El posible beneficio económico será donado integramente a alguna causa social. Aunque el fin del Festival no es recaudar dinero en concreto para ningun fin, si quiere contagiar de altruismo, cediendo cualquier posible beneficio, no acumulando dinero para hacer un gran festival, porque la grandeza del Festival no se basa en lo economico ni material. El fin mismo es el propio Festival y prosigue hacia si mismo, con eso ya es mas que bastante, sin codicia, simplemente la felicidad que pueda conllevar todo esto, fijándose en lo pequeño, satisfechos y contentos en la sencillez. Cuanto más da, más recibe.
 Es gratuito y para todo el mundo, dando la facilidad a que padres con sus hijos, chavales, jovenes, o gente mayor, se puedan asomar al Valentiarte.
 Las cuentas son públicas pudiéndose ver en el apartado de Cuentas, observando que el primer y el segundo Festival se partió con presupuesto cero, el tercero con negativo, y este cuarto con un mínimo. Asi mismo aparece el dinero donado. No existe un fin recaudatorio pues, no acumulando más que lo mínimo. Esto hace que cada año los esfuerzos y la ilusión se renueven para remontar, siempre partiendo de un estado humilde y al tener poco se administra mas conscientemente  y se tiende a ganar, ya que lo mucho es mas confuso.
 Por lo tanto hay que saber ser eficaz a la hora de administrar el dinero y los recursos de los que contamos, consiguiendo una mezcla armónica entre lo local y lo de fuera, entro lo cercano y lo lejano. Si con un grupo cercano conseguimos recaudar dinero en las barras y demás, podremos traer un grupo que nos guste aunque sea de la otra punta de España, si es que es bueno. Eso sí, intentaremos que vengan varios espectáculos dentro de ese coche.
 Este modelo de organización mantiene un orden complejo y sencillo ala vez, con sus leyes no escritas y universales, cada cual hace lo que mejor se le da, se compromete tambien por que le gusta encargarse de esa función. Es cierto que tambien hay que hacer tareas que alomejor no gustan pero son necesarias. En este caso cuánto más haces, aunque no brilles ni exhibas tus logros, más te pertenece el Festival.
Cada cuál cumple su tarea, sabiendo que ninguno de nosotros somos profesionales ni eruditos en la materia, sabiendo que unos harán más que otros, se le confía total y plenamente su parte, no se vanagloria de ella, ni se atribuye ni acumula nada, ni tratar de brillar, resonar o recibir honores, simplemense se alegra de ella y cumple con lo que se haya comprometido, en su labor no entra tener que luchar contra nadie, sin imponer cargas a los demás, estando dispuesto a recibir suciedad. Una vez realizada nuestra labor, nos retiramos. Todas las cosas se desarrollan por si mismas, y si se agitan, pues se moderan, para continuar con la paz y la armonía.
 Las diferencias de pensamiento y de formas de ser, son necesarias y se complementan unas a otras, siendo necesaria la flexibilidad, para comprender, para poder abarcarlo todo de una forma justa. Todas las personas tienen un talento para algo, igual de importante que otros más vistosos. Nadie es abandonado, nada es desechado. Simplemente se necesita la mezcla adecuada.
 Lo que se valora realmente es simple y primordialmente que estemos en paz y tranquilidad con el trabajo hecho, aunque se agiten cosas alrededor, no se persiguen metas mucho mas altas. El sentimiento interior natural que quede, mas que las apariencias exteriores.
 Dentro del Festival se programan actividades culturales que invitan a la reflexión, a conocer  los orígenes. Aparte que el trabajo en común siempre es una oportunidad de aprender acerca de las relaciones humanas, una oportunidad para ir creciendo, para bucear en las profundidades de la mente, siempre con una mira superior a superar las dificultades superficiales y acercarnos a un estado de mayor sabiduría donde no exista el conflicto, disfrutando de este infinito camino, viaje interior, manteniéndose como un germen de ilusión, no abandonando el Festival y los problemas que pueda conllevar o surgir, y retornando a el cuando el tiempo llega. Las cosas tecnicas ya estan mas o menos controladas después de los otros años de Festival, de aquí no vienen realmente las complicaciones.
 Todo esto nos es facil de entender, no tanto de practicar, es normal, estamos todos educados en la competitividad desde pequeños, lo que trae envidias, celos, críticas, no un desarrollo positivo de la autoestima y si un desarrollo infantil de nuestro ego, un exceso de desarrollo tecnológico comparado con el desarrollo interior encaminado hacia el amor o la felicidad. Por eso que cualquier trabajo en común como es la preparación del Festival es una oportunidad para todos nosotros de hacerlo de una forma diferente a como nos han preparado, y desarrollar otro tipo de valores.
Esta es la filosofia con la que hacemos este Festival Valentiarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s